Arte colorido Wixarika (Huichol)

El arte Wixarika, mejor conocido como arte Huicho es sinónimo de belleza enigmática, su gran colorido nos acerca a sus orígenes ancestrales.



Los indígenas wixarika ( o como se dice en español Huicholes ) son un gran ejemplo de la cultura Mexicana y no solo son reconocidos a lo largo y ancho de México, si no también en el mundo. Gracias a su cultura y arte, los artesanos huicholes basan sus creencias en sus raíces, que tiene sus bases en los cuatro elementos de la creación; tierra, agua, aire y fuego.

Se remonta a tiempos ancestrales, donde los chamanes o sacerdotes creaban figuras como representaciones de sus deidades y animales sagrados. Destacan también lunas, soles, arboles, laberintos, montañas y océanos cósmicos que reflejan el enigmático mundo de los huicholes y sus costumbres y religión.


Expresión del Arte Popular de los Huicholes son una de las etnias que ha logrado permanecer “pura” desde tiempos de la conquista española. Se refieren a sí mismos como “Wirrárrica” o “Wirraritari” (plural). No se sabe si la palabra “huicholes” es una variación de “Wirrárrica” o "Wixarika". Se encuentran en las montañas de la Sierra Madre Occidental, al norte de Jalisco y Nayarit; las montañas son habitadas por una mística cultura la huichol; en la cual se crean constantemente enigmáticos mundos cuyos protagonistas recurrentes son lunas, soles, árboles, laberintos, espirales, montañas y océanos cósmicos que incansablemente aparecen expresados en el arte, la religión y las costumbres de los Huicholes, un pueblo de artistas huicholes que se ha mantenido indemne de influencia externa a través de los siglos provienen del Oeste central de México, donde los huicholes viven en lugares retirados de la Sierra Madre Occidental en los Estados de Nayarit y Jalisco.



La ancestral leyenda: La leyenda huichol relata como, en los comienzos del tiempo, no había otra luz en el mundo mas que la de la Luna, siendo esto un gran inconveniente para el hombre.

Los ancianos y aquellos que poseían el conocimiento se reunieron entonces para discutir la manera de traer más luz al mundo, rogaron a la Luna que les mandara a su único hijo, un niño cojo y tuerto. Al principio la Luna se opuso, pero al final dio su consentimiento. Entonces, ataviaron al muchacho con ropas ceremoniales, que consistían de huaraches, (sandalias) plumas, y morrales para guardar tabaco; después le dieron como arma un arco y flechas y pintaron su rostro, para luego lanzarlo dentro de un horno, donde el fuego lo consumió íntegramente. Sin embargo, el niño resucitó y corrió debajo de la tierra, y para asombró de todos: cinco días más tarde, apareció el Sol. Cuando el Sol extendió su luz en la tierra, todos los animales nocturnos (jaguares y leones de montaña, coyotes, zorros y serpientes) se molestaron enormemente y dispararon sus flechas a la estrella del día.

El calor y los rayos del Sol eran intensos y cegaban a los animales de la noche, forzándolos a esconderse en cuevas oscuras, charcos y árboles; si no hubiera sido por la ardilla y el “pitorreal”, el Sol no hubiera podido completar su primer recorrido por el cielo. Estos fueron los únicos dos animales que defendieron al Sol; hubieran preferido dar sus vidas que permitir que el Sol muriera, y al atardecer dejaron un poco de “tesguino” a la vista para que el Sol pudiera pasar. Los jaguares y lobos mataron a la ardilla y al pitorreal al final, pero, incluso hasta nuestros días, los Huicholes hacen ofrendas a estos héroes y llaman “Padre” a la ardilla. Actividades Productivas: Aparte de la venta de sus artesanías, las principales actividades productivas de los Huicholes son básicamente aquellas necesarias para su sustento: caza, pesca y agricultura. Sus principales cosechas son de maíz, calabaza, calabacitas, amaranto, frijol y chile.



Aun aran la tierra usando arados de madera, y cuando el terreno lo permite, usan una yunta de bueyes. Todas las tierras agrícolas son propiedad comunal. Existe una migración temporal entre los Huicholes:

Su vida religiosa, política y económica esta organizada de tal manera que pueden emigrar de un sitio a otro para después regresar a sus lugares de origen.

Los asentamientos son temporales o permanentes.



Aunque en la actualidad, en el arte huichol muchos de los materiales tradicionales, como la arcilla o los colorantes vegetales, han sido reemplazados por otros de elaboración industrial, las antiguas técnicas ancestrales continúan vigentes, en este sentido, entre las numerosas manifestaciones artísticas, destacan las cuentas para decorar collares, máscaras o tejidos, elaboradas en coral, turquesa, pirita, jade, y hasta a veces, con semillas.


Descubre México a través de su arte y cultura.

Síguenos
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Pinterest Icon
Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags

© 2023